El que ilustra

Nuestra primer interacción fue por una app de citas, muy común aquí, dado que hemos perdido esa capacidad de socializar como antes, en la calle o en algún otro escenario que requiera el valor de acercarte a alguna persona que notes interesante a primera vista.

Aunque hablábamos muy esporádicamente en linea y así durante algunos meses, nunca sentí que fuera una mala persona.

Un día creí necesario el que nos conociéramos en persona, había terminado una relación más o menos formal y sentía que debía conocer a alguien pronto. La primera impresión fue nefasta, llegó tarde, imperdonable, como por 30 minutos, notese que considero a esas personas como muy groseras, además de ninguna disculpa de por medio.

Decidí dejarlo pasar, por el hecho de que quería pasar un buen rato y ya estaba en la calle, era eso o regresar amargada a casa.

Poco después nos encontrábamos en un bar de buchones, con cerveza muy barata. Había un partido de fútbol en las pantallas y posteriormente lo cambiaron a una pelea de box, algo más a mi gusto.

hubo momentos de silencio incómodos, nada raro supongo, propio de primeras citas, mientras él hablaba de su vida diaria yo veía su cabello casi al hombro, muy oscuro, lacio y  alborotado y sus facciones propias de su lugar de origen, en ese momento paso por mi mente el que no sería más que una charla y cada quien a su casa, veíamos la pelea con detenimiento, yo gritaba como si los boxeadores pudieran escucharme, era parte de la emoción bruta por los golpes, tomábamos y a su vez al desinhibirnos encontramos gustos en común, aunque nada determinante ni extraordinario.

Como siempre pasa al consumir alcohol en bares, pasaron las horas sin sentirse, tomamos otro rumbo y encontramos un lugar donde seguir platicando, sus temas eran sobre trabajo, el lugar de donde venia, las personas en Guadalajara y su poco tacto hacia los foráneos, en este caso ambos somos foraneos, además de algunos asuntos familiares y gustos por películas.

Me gustó conversar, lo disfruté, se hicieron las 4 de la mañana y mejor me despedí, tomé mi uber y vi por la mañana mi cartera super flaca, muy mala señal. Pasaron los meses y seguía viendo esa conducta en el todos los días, enfocado en lo mismo, las mismas conversaciones, agregando el gusto por el alcohol cada fin de semana, las venidas a casa solo para tener sexo y quedarse a dormir, quejas de su trabajo como ilustrador frustrado y sus méritos para lograr ser el mejor, Su poca disposición para invitarme a salir a algún lado, siempre con el todo era mitad y mitad, nunca una entrega del todo suya, nunca noté un compromiso.

Terminé sintiéndome sola al pasar el tiempo y cada vez rondaba por mi cabeza el pensamiento de que debía de invertirlo en otras cosas. En cierto sentido esa relación se convirtió en una fuga extrema de mi propia energía. Hasta que me dispuse a ser lo más sincera y hablar de todo.

en algún punto me ponia a pensar por que él estaba tan cómodo, sin conocerme ni intentar hacerlo, solamente usandome como una manera de pasar el rato,  mencionando en ocasiones lo bien que se sentía de que estuviéramos juntos, pero sin una intensión de planear algo.

Sabía obviamente que no lo iba a tomar para nada bien, pero no me quedaba de otra, era eso o seguir infeliz por la vida de las relaciones sentimentales. Ya que el sexo, lo único más o menos rescatable, se había convertido en algo que me daba mega flojera.

Como siempre una se queda corta en decir la verdad, muchas veces por temor a que respondan con más verdades o por evitar drama, solamente se dejó en claro que no era en la situación para salir con alguien (de su tipo) y que era mejor dejarlo así. Él por su lado lo tomó no tan inmaduramente, cosa que no había hecho la primera vez que intente dejarlo ir, antes de que el sexo apestara.

Lo que se aprende de ese tipo de relaciones es a distinguir un poco más el rango de compromiso, responsabilidad y entrega que se necesita del otro. Me quedo en espera de no repetir el ciclo.

 

 

Anuncios

Simpson + Arte

Las dos cosas juntas que más nos gustan a muchos.

 

John Baldessari

Trabaja con ambas tendencias (pop concept art), probablemente con el propósito de alterar con colores vivos las imágenes y algunas capturas de video, llevando así a ser considerada su técnica no sólo como collage.

123

Generador de una abstracción bastante inteligente y simpatica, cosa que tratan de hacer muchos diseñadores, eso es lo que hace interesante su trabajo, no es solo diseño, esto dá para mostrarse en museos.

 

45

En sus cuadros muestra aspectos artisticos o sobre lo pictorico, sin llegar a ser manifiestos, Arte.

Vía: John Baldessari

Sobre nosotras.

Lo estaba evadiendo, llegué a esa conclusión en el bar hace días.

Me topé con una amiga muy cercana tuya. Siempre he sabido que trabaja en ese bar pero jamas lo tome enserio, hasta que llegó a mi mesa y nos pusimos a platicar, sobre ti.

Nada malo, lo típico, queríamos saber como estabas.

Alguna vez me dijiste cosas un poco hirientes acerca de ella y sus manías – quien no las tiene?- y claro tome alguna posición sobre quien era buena y quien era mala.

 Al terminar nuestra relación, la confusión me dio muchas formas de pensar sobre que hubiera pasado en determinadas situaciones o sobre si hubiera podido evitar dar o hacer caso a ciertos comentarios entre nosotras y que tanto habrían repercutido.

Ya pasó, ahora es afrontar la verdadera situación, que yo realmente te veía como una persona con la cual vivir tranquilamente al huir de casa de mi madre y tu me veías como una amiga,  ese compromiso me faltó por mucho al vivir contigo.

Muchos dicen que estabas enamorada, pero eso es por que no te conocieron, yo solo pienso que como muchas personas buscabas compromiso en una amistad, y tal vez el mismo que tu estabas dispuesta a brindar. Te soy sincera, yo soy mas egoísta. En realidad solo buscaba un refugio. A veces me culpo por ser así, de esa manera en la que pienso solo en mí.

Después caí en cuenta de que yo también di de más, que esas platicas personales sobre lo herida que te dejó tu madre, sobre todos tus ex y amistades fallidas, no eran solo mis oídos prestados, sino, empatía pura y compenetración. No soy tan mala después de todo.

 

 

El lado oculto de la mujer, que la sociedad no quiere ver.

No es ningún secreto que nosotras las mujeres venimos en todas las formas y tamaños, pero de alguna manera estas formas se estigmatizan, en lugar de ser percibidas como una pieza única de arte. 😉

Cecile Dormeau, es una artista francesa con un talento impresionante y un estilo único y que ha decidido revelar la belleza de las mujeres reales. Sus coloridas ilustraciones y gifs muestran a las mujeres como son: sus hábitos tontos, luchas reales y personalidades encantadoras que interactúan en entornos mundanos.

Cada una de las ilustraciones es diferente, única y cautivadora. Sabes, igual que las mujeres reales.

Yo les puse con las que me identifiqué más pero aquí pueden checar su material completo.

Cecile Dormeau

Unsafe Plug*

Joey Frank, 2016.

Interruptor de luz, plástico cortado con laser.

ello-xhdpi-496921a1

6 slides, +

Lauren Thorson